• Inicio
  • |
  • Elena Briongos Rica, miembro de la Fundación...

Elena Briongos Rica, miembro de la Fundación CERMI Mujeres

 

ELENA BRIONGOS RICA

Peñalba de Castro (Burgos), 1962.

Es una persona con experiencia propia en salud mental, activista de los derechos de las personas con discapacidad psicosocial, impulsando y participando en el Comité Pro Salud Mental “En Primera Persona” de la Confederación Salud Mental España desde su creación en el año 2010. Estos comités, formados por personas con problemas de salud mental que participan activamente en la vida de sus asociaciones, defienden que la propia experiencia aporta un punto de vista fundamental a la hora de analizar y defender los derechos de este colectivo y sus familias.

Además, lleva participando desde hace más de diez años como formadora y facilitadora en las diferentes acciones formativas del programa PROSPECT (sobre empoderamiento en salud mental); una iniciativa que EUFAMI, la Federación Europea de Asociaciones de Familiares de personas con problemas de salud mental, realiza en estrecha colaboración con organizaciones de 12 países europeos (entre ellas, SALUD MENTAL ESPAÑA).

Elena Briongos es la presidenta de la Federación SALUD MENTAL Castilla y León y presidenta de la asociación SALUD MENTAL Aranda (en Burgos). Además es vocal de la Junta Directiva del CERMI Castilla y León y de la Junta Directiva de la Confederación SALUD MENTAL España. También forma parte de la Red Estatal de Mujeres Salud Mental España.

Ha participado como voz con experiencia propia en salud mental y en representación del movimiento asociativo en varios foros. Destacan el Comité de redacción de la “GUÍA PARTISAM: promoción de la participación y autonomía en Salud Mental” editada por la Asociación Española de Neuropsiquiatría (AEN); el informe sobre “Derechos humanos a la intemperie. La vivienda y la salud en España” elaborado por Amnistía Internacional; o el Comité de Seguimiento y Evaluación de la Estrategia en Salud Mental del Sistema Nacional de Salud donde, por primera vez, se saldó, en parte, una deuda histórica y se introdujo así la voz de las personas con problemas de salud mental en un foro donde se estaban decidiendo las principales recomendaciones para la atención e intervención en materia de salud mental.